Archivo de la etiqueta: cenar no engorda

213 Ideas Cena Romántica San Valentin

Ideas para una cena romántica y diferente para San Valentín

213 Ideas Cena Romántica San Valentin

La noche de San Valentín es una noche especial en la que puedes sorprender a tu pareja con una fantástica cena. Desde Argal queremos darte varias ideas, esta vez en forma de tapas, y siempre pensando en todos: desde las más elaboradas hasta las más sencillitas. Eso sí, todas hechas, nunca mejor dicho, con mucho amor. El rojo y los corazones no pueden faltar en este día.

A continuación unas ideas ¡ya nos dirás que te parecen!

-          Brochetas de tomate cereza en forma de corazón con mozzarella y vinagreta de albahaca fresca ¡Muy fácil! Para hacer el corazón corta una tercera parte del tomate cereza en diagonal. Haz lo mismo con otro tomate de manera que uniéndolos te quede forma de corazón. Ponlo en el palo de la brocheta e intercálalo con bolitas de mozzarella fresca. Por último alíñalo con una vinagreta de albahaca fresca o tipo pesto.

-          Sándwich mixto especial con brotes de espinacas, dátiles, queso y jamón cocido Bonnatur. Es tan fácil como hacer el sándwich y ponerlo en la plancha. Puedes decorarlo con un pincho que en la parte final haya escrito alguna frase romántica ¡Ponle imaginación!

-          Un bocadillo de pan de hogaza, paté de champiñones, queso brie, hojas de roble, pavo cocido Bonnatur de Argal y mermelada de frutos rojos. Esta receta es un poco más elaborada pero muy sabrosa. Hoy en la cocina toca poner el máximo de romanticismo.

-          Mini empanadillas rellenas de champiñones y jamón curado Argal. Para el relleno de las empanadillas saltea los champiñones con unas tiras de jamón curado Argal y mézclalo con un poco de salsa bechamel o de tomate. Deja enfriar la masa e introdúcelo en las obleas de empandillas y hornéalas. Si las horneas en vez de freírlas disminuirás su aporte calórico.

-          Rollito de jamón curado de pavo Argal con membrillo ¡Una combinación de sabores explosiva! Corta varias rebanadas de pan de semillas de molde en forma rectangular, tóstalas, y dispón encima una loncha de jamón curado de pavo Argal y de membrillo.

Como postre:

-          Milhojas de piña y mango. ¡Muy refrescante! Haz láminas de piña y mango, dispón de manera alterna la piña y el mango varias veces. Puedes darle un toque especial con un poco de salsa de yogur.

-          Bizcocho de fresas o fresones con nata, este está pensado para los más golosos pero nunca falla la combinación del sabor de la fresa con la nata es irresistible. Es una tarta típica que se elabora en Japón, se trata de hacer un bizcocho sencillo tipo genovesa y rellenarlo con nata y fresas frescas cortadas a láminas finas… ¿Alguien se puede resistir?

Y sobre todo no te olvides de la decoración de la mesa, unas  velas ¡serán el complemento ideal!

194 cena rapida

Ideas para una cena rápida y ligera entre semana

194 cena rapida

Pensar y preparar la última comida del día, es para algunas personas, una ardua tarea, ya cansados de un ajetreado día, apetece comer algo rápido, recoger y descansar… Pero, a diferencia de lo que contrariamente podemos creer, no es necesario dedicar demasiado tiempo para tomar una cena rápida y ligera, siendo además equilibrada. ¡Solamente es cuestión de organizarse bien! A continuación os planteamos algunas ideas.

Empezamos por los platos únicos completos, en un plato todos los ingredientes necesarios. Una buena guía es el esquema del plato saludable, que nos da idea de las proporciones de cada grupo de alimentos para una dieta bien balanceada.  Para que sean equilibrados deben contener alimentos del grupo de los hidratos de carbono, de las proteínas y de las verduras. Aquí las combinaciones pueden ser infinitas. Como plato frío, podemos optar por las ensaladas. Por ejemplo, ensalada de lacitos de pasta con tiras de salmón ahumado, tomates cereza y canónigos, aliñado con una vinagreta de sésamo. Si la pasta ya la tienes hervida en menos de 5 minutos la cena estará lista. Otro ejemplo podría ser ensalada de arroz con piña y con Jamón cocido Bonnatur y juliana de zanahoria, pimientos de colores y cebolla. Puedes aliñarla con una vinagreta de frambuesa ¡Muy rica!

También se pueden optar por platos únicos que pueden tomarse en caliente. Algunas sugerencias sencillas pueden ser garbanzos salteados con brócoli, gambitas, ajos tiernos y perejil. Si se utilizan garbanzos en conserva se puede tener la receta lista en menos de 10 minutos. Otra idea puede ser rodajas de patata al microondas con huevos estrellados y pechuga de pollo Bonnatur.  O pollo a las finas hierbas, con judía redonda salteada y flor de puré de patata ¿apetece verdad?

Si lo que se quiere es comer un primer y un segundo plato, también puede ser rápido y equilibrado. Por ejemplo, de primer plato sopa vegetal de fideos con filete de cerdo a la plancha y ensalada de tomate con vinagreta de orégano. El caldo de la sopa puede tenerse preparado y congelado, quizás el fin de semana puede ser un buen momento para adelantar algunas preparaciones y así durante la semana tenerlo más fácil y así preparar la cena en muy poco tiempo. Otra sugerencia, crema de puerro con cilantro y sepia con guarnición de guisantes encebollados.

Por último, también podemos optar por la comida rápida y equilibrada como los bocadillos. ¡Solamente es cuestión de saber escoger los ingredientes! ¿Qué te parece un sándwich de atún con pimientos asados o un bocadillo de hamburguesa de ternera con champiñones y cebolla? ¿O un sándwich multicapas tropical con jamón cocido Bonnatur?  ¡Todas estas ideas también son saludables!

Cenar melon con jamón

Desterrando falsos mitos, hoy: “cenar engorda”, ¿es así?

Cenar melon con jamón

Cenar melón con jamón

Vivimos en un mundo tan comunicado y conectado, que ese torrente incesante de información, algunas veces  puede provocar más confusión y desinformación que ayudar a aclararnos; de aquí que poco a poco queremos ir explicando en diferentes post que hay de cierto o no en esos mitos alimentarios extendidos, muchos de ellos falsos… Una cuestión que mucha gente tiene en mente es: “cenar engorda” ¿mito o realidad? La respuesta a continuación.

Pues bien,según la OMS (Organización Mundial de la Salud) lo ideal es repartir los alimentos a lo largo del día en unas cinco comidas; dando prioridad a las tres principales (desayuno, comida y cena) que han de aportar un 25-30 % de la energía total necesaria, dejando un 15-20 % a las comidas complementarias (media mañana, media tarde) que nos ayudarán a completar y a equilibrar nuestra dieta. De esta manera damos energía y nutrientes de manera progresiva al organismo, para su mejor utilización y rendimiento.

Lo ideal, como dice el refrán es “desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo”, eso no significa no cenar nada. Esta distribución atiende al esquema acorde al Ritmo Circadiano (como te explicamos hace unas semanas pincha aquí) , en la que se sabe que por la mañana hasta medio día, ligado a la exposición a la luz solar, nuestro organismo está a pleno rendimiento. Pero hasta aquí, nadie habla de no cenar… ;-))

El “no cenar” se ha extendido seguramente  por la confusión del “cenar ligero”, y que la cena sea de fácil digestión o “ligera”,  no significa cenar muy poca cantidad o “ligero”.  Y desde luego, puede haber cenas de muy poca cantidad pero al mismo tiempo, muy contundentes y energéticas… Así que las cenas tienen que ser completas, balanceadas y  de fácil digestión, para facilitar la asimilación de nutrientes y así favorecer el descanso.  Organizar cenas saludables y equilibradas no tiene truco: incorpora una ración grande de vegetales (crudos o cocidos), una porción mediana de alimento proteico magro (carne, pescado, huevos, jamón cocido o pavo cocido Bonnatur de Argal) y una porción pequeña de alimentos feculentos (como la pasta, el arroz, la patata, el pan o las legumbres), y a modo de postre una pieza de fruta o un yogur.  Si lo haces así, podemos afirmar que no! ¡Cenar no engorda! Son las dietas poco equilibradas lo que hace que engordemos.

La cena es la última comida del día y no por ello debe ser la menos importante. Debemos preparar al organismo para muchas horas en ayunas, y aunque estemos durmiendo, nuestro organismo utiliza energía, así que es imprescindible darle combustible también.  De aquí que desayunar también es muy importante, para recuperar esa energía que necesitamos para un día de máximo rendimiento.