Consejos para personas con la tensión baja

226 tension-baja

La tensión arterial es, para que sea entendedor, la presión o fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón la bombea. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la tensión arterial normal en adultos es de 120 mmHg cuando el corazón late y de 80 mmHg cuando el corazón se relaja. Popularmente, no se habla de estos valores sino que se abrevia y se dice: “tengo la alta a 12 y la baja a 8”, aunque hay un rango de normalidad de 10 a 12 y de 6 a 8…

Son varios los factores que pueden variar e incluso alterar la tensión arterial en algunas personas. Por lo general oímos a más personas con hipertensión arterial, es decir con “la tensión alta”; que sin saber exactamente la causa, muchas veces sin síntomas y  junto a otros factores de riesgo, cómo: sobrepeso o obesidad, colesterol alto, diabetes, estrés y un estilo de vida poco saludable como fumar o tomar bebidas alcohólicas… puede originar enfermedad cardiovascular y en muchos casos situaciones graves.  Es muy importante que estas personas acudan al médico para evaluar y tratar correctamente el problema, que junto un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada puede tener solución.

Por otro lado, hay un grupo de personas, que por el contrario, suelen tener la tensión “baja”, niveles por debajo de los normales, y aunque es a priori más benévola que la hipertensión, si los signos y síntomas persisten, debe acudirse al médico cuanto antes igualmente para descartar que sea una hipotensión secundaria a otro problema de salud.

Si la persona no tiene síntomas, puede ser una hipotensión primaria o esencial, seguramente heredada, generalmente ocurre en mujeres jóvenes y delgadas, que no tiene porqué dar ningún problema.  Aunque de manera eventual pueden darse mareos en algún momento: como los típicos de levantarse rápidamente, de golpe la sangre queda en nuestras piernas y se pierde un instante el equilibrio… o también cierto desfallecimiento frecuente en épocas calurosas por pérdida de líquidos corporales, al tener fiebre, o derivados de la práctica deportiva sin suficiente hidratación… tener la tensión baja no tiene porqué dar más problemas.

Referente al consumo de sal, si bien es verdad que una dieta rica en sal parece no tener efecto en la tensión arterial a corto plazo o en ingestas momentáneas, por razones poco conocidas, sí parece ser que un consumo prolongado de esta se asocia con hipertensión. Por lo que una dieta equilibrada tiene que ser moderada en sal, y por eso Argal pone a tu disposición productos de reducido contenido en sal, cómo el jamón cocido o la pechuga de pavo cocida. Al revés parece ser ocurre con las bebidas con cafeína, que pueden subir un poco el tono momentáneamente pero no a largo plazo…

De todas formas, lo interesante, como siempre es mantenerse bien alimentado y bien hidratado, tomar 1.5 o 2 L de agua al día, seguir una dieta equilibrada y evitar levantamientos bruscos así como situaciones muy calurosas si tenemos tendencia a hipotensión serán prácticas suficientes.

Y como siempre, desde Argal no nos cansamos de explicarte que seguir una correcta alimentación y llevar un estilo de vida saludable son buenos aliados para ¡estar bien!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Aun sin votar)
Loading ... Loading ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Conectar con Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>